Monte en Red: familias que producen cuidando el monte

Monte en Red es una iniciativa colectiva de familias campesinas que viven y cuidan el monte, produciendo alimentos y artesanías a partir de sus frutos. Las familias pertenecen a los parajes de Cardón Esquina, Invernada Sur y Machajuay Huanchina, del Departamento Figueroa, en el centro de la provincia de Santiago del Estero, Argentina.

Los inicios

La estrategia de vinculación de varios parajes cercanos, fue para fortalecer los lazos existentes y ampliar los objetivos comunitarios, de allí el nombre Monte en Red. Su nombre formal proviene de un proyecto especial del Programa ProHuerta del año 2017 que agrupó a estas localidades con la idea de fortalecer el agregado de valor y comercializar de manera conjunta. Este proyecto inicial se formuló y ejecutó en el ámbito de trabajo de la Unidad de Extensión de Figueroa del INTA

Con los fondos del proyecto se adquirió un molino para la producción de harinas y una desfibradora de chaguar, para la obtención de hilo y recuperar, de esta manera, actividades ancestrales de las comunidades. La organización para el uso de estos implementos, aceleró la generación de un reglamento de uso, ya que los parajes asociados, distan entre sí unos 30 kilómetros. 

La Red está integrada por las familias que viven en los tres parajes y lo que se produce se vende a través de la Comisión Comercializadora, formada por una representante de cada paraje, con reuniones de regularidad mensual. La tarea de esta Comisión es llevar las cuentas y balances al día, distribuir los ingresos, recibir los productos para la venta, y movilizar la comunicación de los grupos de su localidad.

Si bien los objetivos de Monte en Red siempre están en construcción, la idea inicial fue la producción de alimentos y artesanías a partir de los frutos del monte, de manera sustentable, para generar posibilidades laborales en la zona, siempre agregando valor a las producciones locales.

La clave es la comunicación

Organizarse para producir no es tarea fácil, es por eso que se acordó un reglamento -en construcción aún-, donde se van plasmando los acuerdos a los que se ha llegado en función de la experiencia y las intenciones de los y las participantes de la Red. 

El compromiso de calidad que se asumió, es primordial, para eso se impulsó un sistema de control participativo entre miembros de la Red que apunta a asegurar las buenas prácticas en la elaboración, obteniendo un producto de muy buena calidad, con una atractiva presentación para el consumidor. 

Allí, surgió la actividad de realizar los folletos con buenas prácticas de cada producto que se suma a la Red, asegurando la calidad uniforme; folletos de elaboración colectiva, teniendo en cuenta los contextos de producción y las posibilidades de llevar a cabo los acuerdos. La Comisión Comercializadora interviene en el control final de los productos, adicionando así una segunda revisión. 

La red como productora de alimentos sanos, sin conservantes ni agregados químicos, llega al consumidor de diferentes maneras. En la zona, a través de ferias, entre vecinos y en eventos escolares; a través de redes sociales y para eso se generaron un perfil en Facebook (Monte en red) e Instagram (@monte_en_red) 

En estas páginas se pueden ver los productos y conocer Monte en Red más de adentro, pues en sus diferentes álbumes se publican imágenes de los lugares y cómo se hacen los productos. Estas propuestas comunicacionales tienen como objetivo la comercialización de los alimentos y artesanías que se hacen: queremos vender y poder mejorar nuestros ingresos, para quedarnos en nuestro monte y seguir cuidándolo” fue la propuesta acordada en una reunión organizativa.

Las imágenes y videos que se usan, son captadas en gran parte por el grupo de Comunicación local, que se ha capacitado y está atento a las actividades cotidianas de producción para captar momentos necesarios en la descripción visual. Las páginas son administradas por la promotora de GAL-INTA (Grupo de Abastecimiento Local), siendo la idea que, paulatinamente, lo hagan las integrantes del grupo de Comunicación, en la medida que la conectividad local lo posibilite.

Los productos

Los productos Monte en Red son elaborados con prácticas cuidadosas del ambiente y una economía inclusiva, la frase que se eligió es “Elegí Monte Nativo ¡Elegí Naturaleza!”, la producción variada y original ofrece harinas del monte y harinas del cerco, yuyos del monte, tejido en fibra de chaguar –que se planta para conservarlo- y están en desarrollo muebles con madera de la poda forestal. En la actualidad se brinda:

  • Harina de Algarroba: es el fruto del árbol del algarrobo Prosopis alba, la vaina se seca al sol y se muele con un mortero o en un molino. Monte en Red la envasa y esteriliza. Se elaboran panificados y confituras, saborizante para la leche, entre otros usos gastronómicos. 
  • Harina de Vinal: El vinal es un árbol típico de Santiago del Estero Prosopis ruscifolia. Con sus vainas se produce harina de vinal. El procedimiento consiste en el secado al sol, la molienda, el fraccionado, envasado y el esterilizado. Se utiliza en la elaboración de panificados y confituras y también es un saborizante para la leche.
  • Harina de maíz Tostado: el maíz amarillo se cosecha en los cercos de siembra, generalmente asociados a cucurbitáceas –diferentes zapallos- que se cosecha para varios usos, siendo uno de ellos el harina de maíz tostado; se hace secando, tostando y moliendo los granos, obteniendo así una fina harina de exquisito aroma y sabor dulzón, usada en panificados dulces y salados, o como energizante en el desayuno. Otros productos que se hacen con maíz son, la polenta y el amchi de moliendas más gruesas. 
  • Hilo de Chaguar: El chaguar es un cardo que crece en los montes locales. Se cosechan las plantas adultas y se desfibran a máquina. Luego se lava, seca y peina la fibra, para hacer finalmente el torzado o el trenzado, a veces a mano y a veces con rueca. El hilo se tiñe con tintes naturales, como cáscaras, hojas y raíces de plantas y verduras del monte. El color, grosor y peso de los ovillos es a pedido. Es ideal para la artesanía textil y para la confección de lazos y tejidos rústicos para muebles.
  • Miel del Monte: Se produce miel en montes libres de pesticidas, de abejas que pecorean en flores de quimil, jume, mistol, chaguar, doca, ulúa, quenti, algarrobos, vinales y otras plantas del monte. De color y sabor profundo.
  • Artesanías: en la actualidad se están elaborando artesanías en fibra de Chaguar, muñecos en diferentes tamaños, pesebres, nacimientos, aros, collares, de excelentes diseños y teñidos con tintes naturales. Se está desarrollando la línea de muebles de monte, aprovechando las ramas de la poda forestal.  

Se busca la difusión e incorporación de los productos Monte en Red en consumidores que no los conocen, por eso les contamos cómo usar las harinas en el recetario Monte en Red; y, por otro lado, llegar donde los conocen y valoran, pero no los producen.

El INTA acompaña

El INTA aporta en las actividades de gestión de la producción, brindando asesoramiento, acompañamiento y apoyo económico, a través de los diferentes proyectos que se han ido financiando, del que se destaca el Proyecto Vivir y Producir en el Bosque Chaqueño, del componente Bosques, Biodiversidad y Ecosistemas (BBE) del programa Euroclima+ y el proyecto GAL Impulso MBGI San Francisco.

De la experiencia Monte en Red, se pueden resaltar varios aspectos: la novedosa organización de la Comisión Comercializadora, la elaboración y agregación de valor de productos locales no madereros del monte, el uso y apropiación de las herramientas digitales y la difusión e instalación de la marca. Sin dudas son muchos los aspectos a fortalecer, y en ese trayecto se encuentra la experiencia, con avances y retrocesos, pero siempre de manera colectiva.   

Más Noticias de hoy