Sergio “Hormiga” Makarchuk «pasé del infierno al paraíso»

El ex jugador de Básquet de Olímpico de La Banda, contó por primera vez que su llegada al club sirvió para reponerse emocionalmente de lo que había sido su presencia en la Guerra de Malvinas. Además recuerda el ascenso del 86 a la Liga, y su prolongada estadía en La Banda rodeado de grandes amigos.


Sergio Makarchuk Vive en Charata, aunque es oriundo de Las Breñas. Con el paso del tiempo se recibió de profesor de literatura castellana y latín. Es licenciado en la letras tras graduarse en la prestigiosa Universidad del Noroeste.


Con 15 años tuvo la oportunidad de viajar a Santiago para enrolarse en las filas de Huracán BBC, pero la experiencia no duró mucho tiempo y regresó a sus tierras para probar suerte en el elenco de Don Orione, en la localidad de Sáenz Peña que comenzaba a armarse con la llegada de importantes jugadores, entre ellos extranjeros que dieron que hablar.


En el año 82, combatió en Malvinas honrando a la patria. “Esta es la primera vez que lo digo, no sé cuantos de aquella época sabrán esta parte de mi vida”, comenta Sergio Makarchuk. Al regreso de la guerra, y con fuertes deseos de volver a jugar al básquet, tiene la oportunidad de llegar a Olímpico, de la mano de Don Vicente y Gustavo Rosales, gracias a la buena imagen que había dejado en su paso por el “Globito” del Barrio El Triángulo.
“Fue una manera de renacer con 19 años y recién salido de la colimba en un momento bastante duro, del infierno pasé al paraíso”, asegura el popular “Hormiga” que comenzó a jugar en la local, inclusive con varios clásicos ante Tiro Federal, hasta que “tres años después se da la oportunidad de participar en liga de transición donde se nos escapa el primer ascenso”. Makarchuk remarca además que era tal su identificación con el lugar que llegó a jugar varios Campeonatos Argentinos para Santiago por iniciativa de Carlos Banegas.

EL ASCENSO
“Tuvo que ver con la llegada del “Yoyo” Cavallero que empezó a implantar muchas cosas que hoy son vitales en el desarrollo del deportista profesional como la manera de entrenar, de alimentarse, de hacer pesas, un adelantado en el tiempo”, expresa “Hormiga”.
Al hacer referencia al equipo, Makarchuk destaca el tiempo que venían jugando juntos, la sapiencia de Cavallero y la llegada de Secrestat como tres puntos importantes para lograr el ascenso. “Teníamos muchas variantes tanto ofensivas como defensivas y además contábamos con Lockett que fue el mejor extranjero que tuve de compañero o que llegué a enfrentar”.Ese Olímpico estaba conformado por Gustavo Gómez, Juan Carrillo, Terry Lewis, Phillip Lockett, Julián Gómez, Omar Montes, Sergio Makarchuk, José Small, Enrique Vanetti Daniel Proserpio y Gerardo Secrestat.
“El club estaba muy organizado, nos trataban muy bien, íbamos a buenos hoteles, nos alimentábamos correctamente y pasábamos grandes momentos en la institución, el aporte de la dirigencia junto con “Yoyo”, que volcaba todo lo aprendido por el mundo fue muy importante. Muy pocos clubes trataban a los jugadores de esa manera. Estoy muy agradecido y me hace bien recordar siempre a Olímpico”.


Párrafo aparte para Olímpico y su gente: “Tengo recuerdos muy especiales, me cobijaron casi sin conocerme. No quiero olvidarme de nadie, pero si quiero mencionar a “Huguito” Suárez y “Poy” Vanetti, chicos muy queridos que ya no están y dejaron su marca en el club”, añadió “Hormiga.
Finalmente, envió un saludo a toda La Banda, a la gente de Olímpico. “Siempre estoy en contacto con Oscar Ledesma, el presidente, y prometo darme una vuelta en cualquier momento”.

Más Noticias de hoy