«Viajamos mil km y no podemos enterrar a mi hermano que hace 6 días está en el cajón»

De Suncho Corral a Lomas de Zamora: Trasladaron más de mil km un cadáver pero no le pueden dar sepultura.

Periódico Sur Santiagueño el viernes 9 ya había publicado sobre la cruel situación de la «madre» del Edgar totalmente desesperada, hoy a 6 días de la muerte de Edgar hablan sus hermanos más desesperados y desconsolados que antes.

Edgar Rojas de 29 años se encontraba visitando familiares cuando comenzó la pandemia de covid-19 y tuvo que quedarse a pasar la cuarentena en la localidad de Suncho Corral. El jueves pasado fue hallado ahogado en el río y su familia pagó $120 mil a una funeraria para trasladar el cuerpo a Lomas de Zamora. Como no les mandaron el certificado de defunción, no dejan ingresar el cadáver al cementerio. Ahora la familia pide ayuda: «Que el Intendente nos de una mano».

Edgar David Rojas era oriundo de Lomas de Zamora y la pandemia de covid-19 lo encontró en la provincia de Santiago visitando a su familia. El jueves pasado, el joven de 29 años fue hallado ahogado en el río de la localidad de Suncho Corral. Sin tener en claro qué le pasó, una cochería trasladó su cuerpo a Buenos Aires y, con su familia esperando en el cementerio local, descubrieron que el cuerpo llegó este sábado sin ningún tipo de certificado de defunción, por lo que no les permitieron su ingreso a la necrópolis.

«Es lamentable lo que está pasando, ya que nos sentimos engañados por la cochería que nos dijo que se iban a encargar de todo», apuntó al medio local Data Conurbano Magalí, hermana del joven fallecido, quien relató que la familia pagó $120 mil para que la empresa funeraria se ocupe de todos los trámites, pero detectaron anomalías. La mujer aclaró que su hermano se encontraba visitando a unos parientes cuando fue sorprendido por la cuarentena, por lo que debió quedarse a cumplirla en aquella provincia.

Acerca del trágico suceso, la mujer precisó: «Mi hermano salió a pescar y no se supo de él. Mi mamá fue a la comisaría a denunciar por su hijo desaparecido y al poco tiempo le informan que lo encontraron ahogado en un río de Suncho Corral”, dijo la hermana. Las dudas de la familia apuntaron a realmente qué le pasó a Edgard y cómo los policías ya sabían que ese cuerpo hallado se trataba del hijo de la señora. Aún así, los Rojas desde Lomas no dudaron en pagar la suma requerida por el servicio fúnebre para trasladar el cuerpo.

Desde la empresa se determinó que estaba todo listo, y el viernes emprendieron el viaje a Buenos Aires, pero al llegar a su destino se comprobó que no se hizo ningún papeleo, no se tramitó ningún permiso de tránsito -por lo que es llamativo que no se toparan con ningún control en un país en cuarentena- y que jamás la madre fue convocada a reconocer el cuerpo de su hijo, cuestión que genera dudas sobre la identidad del cadáver. En consecuencia, la familia radicó una denuncia en la Comisaría 7° de Villa Centenario.

«Ayer cuando fuimos a hacer la denuncia en Lomas, nos dijeron que llevemos el cadáver a Santiago de nuevo, pero hoy dispusieron que el cuerpo sea trasladado a la Morgue Judicial. No sabemos cuánto tiempo va a estar ahí. Nosotros queremos darle una sepultura como corresponde», señaló con resignación Magalí, hermana del joven fallecido quien en medio de esta situación dramática, recalcó que la familia «no fue notificada en ningún momento por la justicia sobre la causa del fallecimiento de mi hermano».

En tanto, en medio del llanto generalizado de la familia, otro hermano del joven fallecido reveló que desde la comisaría les dijeron que no pueden «hacer nada» y clamó: «Estamos esperando ayuda del Intendente o de alguien que nos dé una mano para poder sepultar a mi hermano». Ahora, con el municipio que está tomando cartas en el asunto, los Rojas están a la espera de que sea el propio dueño de la casa velatoria quien viaje a Buenos Aires con la documentación necesaria para destrabar el acceso al destino final del cuerpo.

Más Noticias de hoy